accesibilidad-santa-catalina

El Jardín Botánico de Santa Catalina, más accesible que nunca

Desde este fin de semana el proyecto impulsado por el guía de montaña y promotor de Senderos Accesibles alavés Yosu Vázquez para convertir el jardín botánico de Santa Catalina en un espacio cada vez más accesible para más personas ya es una realidad. El proyecto fue impulsado a su vez por una persona del Ayuntamiento de Iruña de Oca sensible con las dificultades que viven las personas con diversidad funcional. El trabajo realizado permitirá que personas ciegas o con baja visión, con dificultades auditivas y personas con movilidad reducida puedan disfrutar de este espacio al aire libre.

El Jardín Botánico de Santa Catalina se ubica en una agreste ladera de la sierra de Badaia. Su orografía provoca que el visitante tenga que superar cuestas, tramos estrechos de peldaños, senderos de media montaña con resaltes naturales y tramos de escaleras metálicas con una inclinación importante para acceder a todas las áreas botánicas y a las diferentes estancias de las ruinas, iglesia, convento etc…

Para hacer que este espacio natural sea totalmente accesible a personas con diversidad funcional y conseguir un jardín inclusivo sin causar daños al medio ambiente, se desarrolla un proyecto que permitirá a todos los visitantes, sea cual sea su capacidad funcional, disfrutar de una misma experiencia dinámica, integrando al usuario en todas las actividades programadas en el recinto sin ningún coste adicional.

Por medio de herramientas específicas de guiado por montaña para personas con diversidad funcional (movilidad reducida y personas ciegas o con baja visión), hacemos de este mágico enclave, un lugar accesible, sin perjuicio para el ecosistema del lugar.

Dichas herramientas son una silla todo terreno Joelette para personas con movilidad reducida, y las barras direccionales para personas ciegas o con baja visión. Contamos con guías formados y con años de experiencia en el trato a personas con diversidad funcional, así como en el manejo de las herramientas de guiado por montaña necesarias para que la accesibilidad del Jardín Botánico de Santa Catalina se haga con seguridad.

De igual manera, las personas sordas podrán contar con un intérprete de lengua de signos que les acompañará en sus recorridos y les permitirá participar en todas las actividades que se desarrollen en igualdad de condiciones que el resto de visitantes.

De este modo, avanzamos en el objetivo de divulgar el conocimiento, respeto y conservación del entorno que nos rodea, fomentando la inclusión de todas las personas que visiten el Jardín, creando un marco de encuentro y convivencia positiva y enriquecedora entre todos y todas, sea cual sea su origen, capacidades o condición. No lo dudéis, nuestro Jardín, es VUESTRO Jardín.

 ruinas escaleras